Conflicto en Diputados por sucesión de banca

Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe

La semana que viene se reiniciará el período extraordinario de sesiones en la Legislatura santafesina, y con el primer llamado a sesión de este año el Presidente de la Cámara de Diputados Antonio Bonfatti debería tomarle juramento a la persona que reemplace a la extinta Diputada radical Claudia Moyano.

 La sucesión de la infortunada legisladora aventura un intenso debate, propio de estos tiempos de renovados ímpetus en las luchas de las mujeres, entre otras cuestiones, por los espacios de poder básicamente en los cargos públicos.

Y en un año electoral a semanas del cierre de listas.

Desde el punto de vista estrictamente reglamentario, la discusión estaría saldada: se daría el corrimiento natural, y debería jurar el primer suplente del FPCyS Fabían Bastía. No hay conflicto con el cupo femenino, pues con las actuales 17 Diputadas sigue garantizado (el cupo lo componen 16).

La discusión entonces será política, por un lado, e ideológica por otro.

Político.

¿Por qué político?: Porque la fallecida Diputada pertenecía al sector radical M.A.R (Movimiento Afirmación Radical) y el reglamentariamente ingresante Fabían Bastía forma parte del radicalismo NEO (Nuevo Espacio Organizado). Los líderes del M.A.R Julián Galdeano y Santiago Mascheroni ya pidieron, invocando la cuestión de género, por la Sra Susana Beatriz Bertone (que casualmente también responde al M.A.R) ubicada tres lugares más debajo de Bastía en la lista de suplentes.

Dicho sea de paso, ya que estamos analizando la cuestión desde el iris estrictamente político, la reorientación estratégica electoral del M.A.R. será otro tema que deberá dirimirse en el FPCyS, paralelamente a la banca de Moyano. Este sector radical, que ingresó a la Cámara de la mano del FPCyS, jugaría decididamente en las venideras PASO a Gobernador de Cambiemos a favor del líder PRO Federico Angelini.

Según pudimos saber, el radicalismo NEO habría tomado la decisión política de solicitar a sus colegas y pares Diputados del FPCyS que acepten el diploma de Fabián Bastía, argumentando que se cumple con los aspectos formales reglamentarios del orden establecido, y de acuerdo con la tradición del Cuerpo, que señala que ante la muerte o renuncia de un diputado, debe asumir quien sigue en la lista de suplentes confeccionada por el Tribunal Electoral tras cada acto comicial.

Usos y costumbres que se vieron alterados en agosto del año 2013 cuando, ante el fallecimiento de una Diputada mujer, Silvia de Césaris y tras una ardua disputa judicial, se decidió respetar el denominado “cupo femenino”, y en lugar de aceptarle el diploma al primer suplente Julio López se hizo jurar a Mariana Robustelli.

Por aquel entonces, 19 de los 49 diputados avalaron a Mariana Robustelli, mientras que otros cinco votaron por Julio López; varios se abstuvieron y otros faltaron para no convalidar esa decisión. 

Para este caso, el orden de lista de Diputados elaborado en 2015 por el Tribunal Electoral, ubica a tres hombres en la sucesión y recién en cuarto lugar a una mujer (Bertone), por lo cual la prioridad la tiene Fabián Bastía, a quien le sigue otro radical, Eduardo Movigliatti, y luego el socialista Dante Pereson de Villa Ocampo. Luego viene Susana Beatriz Bertone.

Ideológico.

¿Por qué ideológico?: Porque el denominado colectivo Mujeres por la Paridad predica que, independientemente del cupo femenino “que tiene piso, pero no techo” sostienen, debe aplicarse el criterio de género para designar a Susana Bertone.

Las integrantes de Mujeres por la Paridad, que reúne a distintos espacios partidarios, gremiales e institucionales, reafirmaron su “compromiso con los derechos de las mujeres y con la igualdad en el acceso a los cargos políticos y partidarios”; a la vez que hicieron notar que la propia Cámara de Diputados de la provincia sancionó dos veces el proyecto de paridad (en 2016 y en 2018) con la “clara intencionalidad de suplir lagunas legales que violentan a las mujeres y ampliar en derechos políticos”. Ese proyecto, que luego quedó cajoneado en el Senado, establecía el criterio de representación igualitaria no solo en las listas legislativas sino también en la conformación del cuerpo.

Precisamente el titular del bloque de Cambiemos Federico Angelini, avala a Susana Bertone “siguiendo el criterio de la Ley nacional de Paridad de Género; no de cupo femenino”, aclara.

Cesira Arcando del Partido FE en Cambiemos, se planta en la discusión concreta, más allá de las cuestiones filosóficas del género, sosteniendo que “la sucesión de Claudia (Moyano) dejará expuesto el debate de si la cuestión de género es solo dialéctica ó estamos dispuestas las mujeres a hacerla cumplir, dejando de lado conveniencias políticas”.

El Diputado provincial y presidente del radicalismo provincial, Julián Galdeano, sostuvo que “hay argumentos cruzados en este tema, pero hay todo un avance en el tema de participación de la mujer y los cupos vinculados a la paridad que la propia Cámara ha sancionado, y son sin dudas puntos de referencia en esta discusión”.

Galdeano entiende que “ese es el planteo de muchas mujeres de distintas fuerzas políticas y, en el caso del radicalismo, yo recibí un pedido formal del Foro de Mujeres”.

En el seno del socialismo la experimentada Diputada Inés Bertero, si bien entiende que el cupo femenino estaría garantizado con la presencia de Bastía, apoya el ingreso de la suplente mujer “mientras se aguarda a que la paridad sea garantizada por Ley”, afirmó.

Dentro del amplio espacio peronista Luis Rubeo, quien tuvo el “Caso Robustelli”, reafirma su postura de que debe asumir Fabían Bastía, pues “el cupo femenino está cubierto”.

El socialismo, principal miembro del interbloque del FPCyS resolverá la semana que viene los pasos a seguir. “Lo discutiremos en el socialismo, y luego dentro del FPCyS para después tomar una postura en común”, ilustró el jefe de la bancada socialista Rubén Galassi, sin comprometer opinión personal.



shares