Estimaciones agrícolas 20 de marzo del 2019

Comenzó el proceso de cosecha de soja de primera, y ante los posibles rendimientos, aumentaron las expectativas

CLIMA y SUELOS
 
 
Días soleados, nubosidad variable, humedad ambiente y temperaturas medias a altas diarias, alternaron con condiciones de inestabilidad climática, con precipitaciones de bajas intensidades, caracterizando una semana con actividad plena, en los distintos sistemas productivos. Los montos pluviométricos fluctuaron entre 01 y 20 mm, siendo de 8 a 10 mm el promedio generalizado en todos los departamentos del área de estudio.
Las actividades de seguimiento y monitoreo, continuaron sin inconvenientes. Éstas quedaron reguladas principalmente por los estados fenológicos de los cultivos, su avance y estados sanitarios. Las acciones estuvieron muy condicionadas por la accesibilidad a los lotes y la transitabilidad en la red vial secundaria y terciaria.
Los perfiles de los suelos se encontraron con buena carga de agua y disponibilidad para el período de mayor demanda de los cultivos, especialmente para los cultivos de soja de primera (70 %), soja de segunda (100 %), maíz de segunda (100 %), sorgo granífero (55 %), el resto, ante la finalización de su ciclo, disminuyó considerablemente la demanda, dice el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.
Se mantuvieron suelos con sectores encharcados y anegados, principalmente las áreas más bajas y deprimidas.

 

SOJA TEMPRANA
 
Comenzó el proceso de cosecha y con ello se puso en marcha la recolección del cultivo agrícola que alcanzó la mayor superficie sembrada en los doce departamentos del centro norte santafesino.
Los primeros lotes puntuales cosechados en los departamentos San Martín y San Jerónimo registraron rendimientos promedios de 45 qq/ha, con un bajo porcentaje de granos verdes, indicando ciertas ansiedad de cosecha y no la finalización completa del ciclo del cultivo.
Un 80 % de los cultivares se encuentra en estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, expresando todo su potencial; un 10 % en estado bueno a regular y el 10 % restante, en estado regular a malo, manifestando el impacto y los inconvenientes sufridos por los eventos climáticos.
Indicadores como cantidad de chauchas por planta y el máximo tamaño de semilla en vainas, brindaron las características y elementos de muy buenas perspectivas y expectativas que fueron en aumento con el transcurso de los días, en el sector productivo, con probabilidad cierta de buenos rendimientos y calidad del producto.
Las precipitaciones que se registraron en la semana y regularmente fueron concretándose, fortalecieron y cubrieron la demanda hídrica de los cultivares, siendo buena a muy buena la disponibilidad de agua útil en todo su desarrollo y especialmente en el período crítico, cuyos estados fenológicos fueron: fin de floración y fructificación.
La condición sanitaria, hasta la fecha, no ha presentado inconvenientes, desarrollándose todo bajo controles de monitoreo y seguimiento.
 
SOJA TARDIA
 
En los próximos días, iniciado el otoño, comenzarían condiciones ambientales tales como: menos horas de sol, temperaturas medias diarias relativamente más bajas a las registradas hasta la fecha, que incidirían lenta y progresivamente en el desarrollo del cultivo.
El último período ambiental posibilitó que los cultivares de soja de segunda manifestaran grados de mejoramiento y recuperación, especialmente en desarrollo y crecimiento de plantas.
Se estimó un 65 a 68 % en estado bueno, con sectores o áreas muy buenas y lotes puntuales a excelentes; un 22 a 25 % en estado regular y el resto en estado regular a malo, con impactos y consecuencias directas por los eventos climáticos sufridos.
Se realizaron controles de malezas e insectos, hasta que se presentaron las condiciones de inestabilidad y las precipitaciones de baja intensidad.
 

 

MAÍZ TOTAL(campaña 2018/2019)
Se estimó una superficie sembrada de 184.500 ha.
Unas 89.000 ha correspondieron a los lotes sembrados en primera instancia, denominado maíz de primera, el cual de acuerdo al área de estudio tendría dos usos, un porcentaje a grano para futura venta comercial y el otro porcentaje como forraje, para consumo animal bovino.
Otras 95.500 ha correspondieron a las parcelas sembradas en segunda instancia, denominado maíz de segunda o tardío.

 

Maíz temprano (de primera)
 
El progreso logrado en el proceso de cosecha hasta la fecha fue del 65 %, lo que representó aproximadamente unas 43.350 ha. La trilla avanzó a ritmo sostenido en todos los departamentos, sólo fue interrumpido un par de días por las condiciones de inestabilidad climática y el moderado a alto porcentaje de humedad ambiente y de grano.
Los inconvenientes que estuvieron caracterizando la recolección, fueron los porcentajes de humedad de grano de los cultivares, piso de los lotes y accesibilidad, todo ello generado por las precipitaciones registradas en los últimos veinticinco días.
La cosecha, en general se hizo con humedad del grano aceptable a levemente húmedo, en promedio 16 a 17 %, con buena calidad de grano, manteniéndose los rendimientos, con un leve aumento en el sur del área y obteniéndose:
  • En los departamentos General Obligado y Vera rendimientos promedios máximos que fluctuaron entre 50 - 65 qq/ha y mínimos de 35 a 40 qq/ha;
  • En los departamentos San Justo, San Javier, Las Colonias, Castellanos, La Capital y San Cristóbal rendimientos promedios 70 - 80 - 95 a 100 qq/ha, con un máximo de 115 qq/ha;
  • En los departamentos San Martín y San Jerónimo, comenzaron a registrarse los primeros rindes y éstos fluctuaron entre 95 – 100 – 110 qq/ha, con un máximo de 130 qq/ha.
    Se estimó que el rendimiento promedio sería de 87 a 88 qq/ha, superior en 10 a 11 qq/ha, al obtenido la campaña anterior.
 

 

Maíz tardío (de segunda)
Las condiciones ambientales, junto a la buena disponibilidad de agua útil en los perfiles de los suelos, continuaron brindando condiciones para un desarrollo y crecimiento normal, sin inconvenientes.
Se continuó observando que los lotes sembrados al inicio de la campaña, en estados reproductivos, en ciertos sectores de los departamentos del centro, evidenciaron una variación en el desarrollo de espigas y granazón, característica atribuída a condiciones de estrés hídrico y calórico registradas puntualmente a mediados de febrero. Esta situación no se visualiza en los departamentos del norte y sur del área de estudio.
 
ARROZ
Al presentarse mayor cantidad de días con mejores condiciones climáticas, el proceso de cosecha continuó sostenidamente su ritmo, alcanzándose hasta la fecha un progreso del orden del 55 % del total implantado, lo que representó 17.600 ha.
Las variedades de ciclo corto llegaron al fin de su proceso de recolección, con un rendimiento promedio de 5.200 kg/ha.
Continuaron observándose mejorías en las variedades de ciclo intermedio, que florecieron a fines de enero, como consecuencia de las condiciones imperantes.
Los rendimientos promedios se mantuvieron y fluctuaron entre 5.500 y 6.000 kg/ha.
Comenzaron a registrarse problemas por enfermedades de fin de ciclo, como podredumbre de tallo (vuelco de plantas) y tizón de vainas.

ALGODÓN
 
En la semana se continuó normalmente con las actividades, principalmente la aplicación de herbicidas, reguladores de crecimiento y defoliantes.
El proceso de cosecha avanzó de forma normal y sin inconvenientes.
Los rendimientos de la zona Este algodonera fueron considerados por el sector como muy buenos, con rendimientos promedios mínimos de 24 - 25 qq/ha y promedios máximos de 32 - 33 qq/ha, hasta la fecha.
Teniendo en cuenta que los lotes sembrados en primera instancia, tempranos, fueron los que obtuvieron mejores rendimientos porque no fueron tan afectados por las inclemencias climáticas. En los lotes que finalizaron la floración y, principalmente, en los defoliados y cosechados, sería conveniente la reactivación de las trampas para la captura de la mayor cantidad de picudos, disminuyendo así la población para la próxima campaña.
También se recomienda la realización de aplicaciones de insecticidas en los predios en que se detectó la presencia del picudo algodonero, con la misma finalidad.
En el área algodonera Oeste la realidad fue muy dispar y compleja. Se continuaron evaluando los cultivares para cada caso en particular y de acuerdo a ello, se decidieron las aplicaciones de control, en lo que concierne a herbicida, regulador de crecimiento y defoliante. Éstas estarían reguladas por la relación costo – beneficio, que definiría el ciclo del cultivo en cada lote.

SORGO GRANIFERO
 
Ante las condiciones climáticas de la semana, el cultivo continuó su desarrollo y crecimiento, sin inconvenientes ni problemas sanitarios bajo escenarios de óptimas temperaturas y humedad.
Por ello, en un 90 % de los cultivares sembrados, con fin grano comercial, se encontraron en estado bueno a muy bueno, un 8 % afectado por los excesos hídricos, con ciertos grados de recuperación debido a las condiciones climáticas de la semana y un 2 % con consecuencias irreparables.



shares