La economía: principal interrogante electoral

Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe

Para muchos resulta inexplicable que hayan pasado desapercibidas las declaraciones del ex contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares asegurando que hay más de 200 millones de dólares – físicos-  escondidos en algún lugar del planeta.

¿Será porque la sociedad ya internalizo que nada de lo que se diga sobre plata mal habida de la gestión anterior, salvo que la encuentren, pueda resultar novedoso?. Por otra parte, no es poco lo que se “encontró” camuflado en compras de inmuebles, y otras escurridizas operaciones financieras para ocultar el fruto de la corrupción.

Tampoco resulta llamativo que, con 10 procesamientos encima, muchos con pedidos de presión preventiva, la ex Presidente aún sea motivo de debate político. En Brasil hay dos ex presidentes presos. Uno de “izquierda” y el otro “de derecha”.

¿Perdió la sociedad argentina, como señala Alejandro Borensztein, el concepto de República y Estado de Derecho?. Creemos que no (y en eso se esperanza Cambiemos), pero hay algo que la obnubila: la economía. Salvo a los pocos que aprovechan las mieles de esta nueva “bicicleta financiera” para hacer diferencias desde la tablet, al resto de la población la inseguridad económica la desvela. “Todo es incertidumbre y apatía social a la política por enojo del bolsillo”, reflexionaba un precandidato frentista a legislador.

La semana pasada se conoció la cifra de inflación de 3,8 %. Después fue la suba de la desocupación a 9,1% y la caída de la actividad de 2,6%. En los próximos días tocará el índice de pobreza. En Santa Fe, la desocupación fue del 3 %, y el Ministro de Trabajo Julio Genesini se alarmó porque ya llegó a las “microempresas”, es decir aquellas de hasta 5 empleados.

El dólar alto tampoco entusiasma demasiado a la propia gente del campo – básicamente los sojeros – que en teoría se beneficiarían con estas cotizaciones. Al decir del empresario agropecuario y consultor impositivo galvense Ariel Mana, “hay muchos productores endeudados en arrendamientos e insumos por la sequía (y la inundación de la campaña 2017/2018) que tendrán que vender gran parte de sus cosechas para saldar”. Sin contar que los insumos también están dolarizados.

El “efecto derrame” (de la cosecha) será relativo según el cristal – o la producción- con que se mire. Es innegable que alguna mejoría momentánea llevará, sobremanera en ciudades del polo agroindustrial del Oeste santafesino, debido a que muchos productores no quieren quedar al margen de las nuevas tecnologías y están concretando operaciones de compra de maquinaria agrícola.

No se percibirá en la medida que desean los gobernantes en grandes urbes como Rosario o Santa Fe. El Nodo Venado Tuerto, por ejemplo, es el más afectado por la recesión.

Elecciones nacionales: a un siglo de distancia.

Leemos que la gente de Sergio Massa reconocieron que “no lo vieron venir” a Roberto Lavagna. Entonces tienen serios problemas de hipermetropía política. Inmodestamente, al decir del amigo jurisconsulto Miguel Peralta, nosotros “lo vimos venir” (a Lavagna) el viernes 5 de agosto del año pasado, cuando su impulsor Eduardo Duhalde lo promocionó en una disertación en la Asociación Dirigentes de Empresas en esta capital; en ese momento el auditorio no le prestó demasiada atención a la profecía del ex Presidente, porque naturalmente no imaginaba que la situación -y la imagen de Macri- empeoraría.

Hoy, pese a las sandalias con medias, Roberto Lavagna se instala en el imaginario colectivo como precandidato.

Acaba de reunirse con Juan Schiaretti, un referente del peronismo federal, y con Ricardo Alfonsín, líder junto a Miguel Lifschitz y Margarita Stolbizer de la “pata progresista” del pan peronismo que encarnaría el ex Ministro de Kirchner; idea fundacional del extinto José Manuel de la Sota De La Sota: liderar la Liga de Gobernadores junto a Sergio Massa contra Cristina.

Si el “Gallego” viviese, no existiría Lavagna.

Lavagna no quiere que se lo identifique con el “peronismo tradicional” (pese a las recientes malas intencionadas alabanzas a su candidatura de Guillermo Moreno), y por eso se muestra con Martín Losteau y cuanto dirigente pueda exorcizar el prejuicioso temor, expresado el pasado viernes en esta capital en un acto de la Bolsa de Comercio por un dirigente agropecuario: “vamos a ver con quienes se rodea Lavagna”.

En el mismo encuentro, una diputada nacional del PRO albergó la esperanza de que la gente en el cuarto oscuro piense que ese voto a Lavagna no irá a Lavagna, sino al fortalecimiento de Cristina Fernández vía debilitamiento de Mauricio Macri.

En Santa Fe falta menos..

A poco más de un mes de las elecciones PASO ya se oficializaron las poco más de 600 listas que contendrán a los 17.666 candidatos, incluyendo la de la mediática Amalia Granata quien, junto al peronista Julio Eggimann saldrán decididamente en busca de los votos “Pro Vida”.

Mientras tanto Luis Rubeo, apuntado a salir primero en el concierto de las 11 listas de candidatos a diputados peronistas, se ocupó de conseguir que la AFIP postergue la instalación de controladores fiscales y factura electrónica en pequeños comercios (kioscos, minimercados, almacenes de barrios, peluquerías, y otras actividades, a los que les significa un alto costo tener que adquirir un equipo homologado) junto a los quinteros.

Oscar “Cachi” Martínez después de 16 años volvió al redil peronista y busca dar la sorpresa con su lista de Diputados provinciales. Un proyecto para dotar de conectividad a internet a toda la provincia será uno de sus ejes. La otra iniciativa que anunciará en breve, seguramente lo enfrentará con Omar Perotti.

Precisamente el precandidato a Gobernador oriundo de Rafaela, siguiendo al pie de la letra los consejos de la consultora de imagen que lo asesora, cambia de vestimenta según el público al que quiera seducir; mientras se enfoca en la inseguridad y el narcotráfico como ejes de campaña.

Antonio Bonfatti está recorriendo la provincia para captar el voto que le ha sido más esquivo: el del empresario, del profesional y de todo el sector privado que no tiene actividad con el Estado sino por el contrario, sufre los aumentos de tarifas de servicios públicos (sin distinguir si son provinciales o nacionales) y paga impuestos.

A todo esto, José Corral, y más aún su lista de diputados provinciales, está atado a la suerte de la marca Cambiemos. En poco más de 30 días le resultará muy difícil instalarse como opción valedera para las PASO entre Perotti, Bielsa y Bonfatti. Seguramente guardará todas sus municiones para las generales del 16 de junio.

En 65 pueblos de la provincia sólo se ha oficializado una sola lista. Es decir que ese candidato será el próximo jefe comunal. De ese total de 65 listas, 49 son del Frente Progresista. El peronismo en 11 (10 de los cuales son de Sumar de Omar Perotti. El resto son listas locales y del PDP.

Lifschitz y los gremios estatales: ¿un conflicto sin salida?

El Gobernador jugó a fondo ordenando que se publicara el descuento de los días de paro de los empleados públicos y docentes este martes y miércoles. Seguramente lo hizo para evitar que los docentes lo tilden de “discriminador”, toda vez que la Ministra de Educación Claudia Balague, ya había adelantado el descuento de los días de huelga de esta tercera secuencia de 48 horas cada una.

Recordemos que los sindicatos que representan a la administración central y docencia rechazaron la misma oferta salarial del 10 % mas “cláusula gatillo” realizada el martes pasado por el gobierno, por considerarla “insuficiente”.

La “cláusula gatillo” es uno de los puntos neurálgicos: el gobierno se mantendrá firme en que sea una mixtura entre recaudación e IPC (inflación). Los gremios quieren que esté atada solamente a la inflación.

Mientras tanto, el gobierno suma al 10 % de aumento el 2,6 % “gatillo” de Diciembre, inflando la propuesta a casi el 13 %. Los sindicatos lo restan, “desinflándola” al 7,5%, en un juego de matemática interpretativa que dejaría margen de negociación para que ese controversial 2,6 % pudiera terminar, si hay voluntad de las partes, zanjando el tema.

El dato político-electoral es que, por ahora, no hay mensajes de preocupación desde los cuarteles de Antonio Bonfatti por el efecto de  este tema en la campaña.

Como todo lo que se haga de acá al 28 de abril.



shares