Comenzó la campaña nacional con una fecha clave: 11 de agosto.

Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe

Si algo tiene de franco el kirchnerismo es que resulta previsible. Nadie podría sentirse estafado en su buena fe si ganasen y llevaran a la práctica los postulados ideológicos que encarnan. Entre ellos, control del tipo de cambio (cepo), control de capitales (menor libertad económica); que no sería desdeñable si se aplicara a los típicos especuladores financieros, pero todo indica que en su entusiasmo y necesidad de hacerse de caja para financiar el regreso al populismo prometido esas medidas, junto al aumento de las retenciones agropecuarias, serían el catecismo a seguir.

Fue muy elocuente el Dr. en economía Juan Mario Jorrat en su disertación en la Bolsa de Comercio de Santa Fe: “el 27 de octubre está en juego el sistema ideológico que va a adoptar Argentina para el futuro”, sentenció.

Inmodestamente, el ilustre disertante no hizo más que confirmar lo que hace exactamente una semana publicamos al final de nuestra columna: Argentina está ante un peligroso umbral político que nadie advierte: las absurdas PASO del 11 de agosto. El 12 podría estar en juego la relativa paz financiera y cambiaria que hoy le permite cierto solaz político al gobierno nacional”.

Dos días después de nuestro escrito, el politólogo Rosendo Fraga reflexionaba: Ninguna de las nueve fórmulas presidenciales tiene competencia, con lo  cual nada se define en este nivel. Pero la diferencia a favor del primero,  implica el triunfo en una suerte de “preelección” con voto obligatorio. Pese  a ello generan consecuencias políticas y económicas. Una diferencia de  varios puntos a favor de la fórmula Fernández-Fernández puede generar temor en la economía y alterar la estabilidad cambiaria de las últimas  semanas”.

Inmediatamente  Domingo Cavallo, refiriéndose a las contundentes declaraciones de Aníbal Fernández oponiéndose férreamente al acuerdo Unión Eurpea-Mercosur sentenció: “estas declaraciones de Alberto Fernandez no ayudan a despejar el horizonte del riesgo de explosión inflacionaria y de default de la deuda externa para el caso de un triunfo de la fórmula Fernandez-Cristina, por más vocación negociadora con el FMI que el principal candidato opositor se empeñe en demostrar”.

El profesor tucumano Jorrat sobrevoló lo apocalíptico al afirmar que “si la fórmula presidencial F.F saca más de diez puntos de ventaja en las Paso, Argentina se va al tacho”. Para capear el temporal financiero que sobrevendría ante un eventual triunfo de Cristina Fernández en las Paso (no en las generales del 27 de octubre), Christine Lagarde ya dejó comprometido un par de miles de millones de dólares más para nuestro país.

Escenario santafesino.

La comisión de enlace designada por Perotti para entregarle a Miguel Lifschitz, vía el Ministro de Gobierno Pablo Farías, el pedido de informes de seis carillas y 53 certeros puntos financieros y presupuestarios tuvo debut y despedida. Y dos claros objetivos trazados por Omar Perotti: saber si el año que viene va a poder seguir cumpliendo con la explosiva “cláusula gatillo”(que este año le costará a Miguel Lifschitz mas de 13 mil millones de pesos); y evitar que los “pasionarios de la Red Link” se agolpen pidiendo “chapas”.

La voz cantante del quinteto que visitó a Pablo Farías la semana pasada fue la del quizás futuro Ministro de Economía (ó Secretario de Finanzas, de última) contador Rubén Michlig, un hombre con 40 años en la administración pública y el área de finanzas.

Michlig, utilizando sus proverbiales buenos modales políticos y humanos es- será-  el encargado de amortiguarle técnicamente a Perotti  los “tiempos difíciles” que sobrevendrán; lo ayudó días después el senador Armando Traferri, cuando imaginó un futuro social y económico muy complicado para la era Perotti.

Miguel Lifschitz cubrió a su Ministro de Economía Gonzalo Saglione con un gran paraguas político (casi una sombrilla playera) al agotar los sinónimos de adjetivos auto calificativos: dijo que le dejará a Perotti una Provincia “saneada, equilibrada, ordenada, prolija y con muchos proyectos en marcha”. ¿Qué margen tendría Perotti – salvo la confrontación – para decir lo contrario?. Lifschitz de esa manera les advirtió elípticamente – y no tanto – que no se pasen de la raya con lo que vayan a decir.

Miguel Lifschitz estará después del 10 de diciembre con poder y birome en la mano en la otra ala de la Legislatura, para vigilar a Perotti con sus 27 escuderos; mas los siete senadores radicales. El pragmático senador radical Felipe Michilg pintó el cuadro de situación allende el 10 de diciembre: “tendremos mayoría en la Asamblea Legislativa (35 legisladores sobre 69), gobernaremos territorios donde vive el 78 % de la población y en tres de las cinco cabeceras nodales (Santa Fe, Rosario y Venado Tuerto)”.

Habida cuenta que durante este mes de Julio y agosto todos los ministerios cargan las necesidades presupuestarias que estiman para el año siguiente, el pedido de informes entregado a Farías se irá contestando seguramente a medida que efectivamente se junten los equipos técnicos de Perotti capitaneados por Rubén Michlig, con los de Gonzalo Saglione para armar el presupuesto 2020 que ejecutará el gobernador electo. De paso, se sabrá hacia donde piensa apuntar Perotti su gestión, y sobre todo qué ministerios piensa eliminar.

Radicales y PRO enfrentados por los diputados nacionales

En un par de días más se sabrá si la lista de precandidatos a diputados nacionales conformada íntegramente por radicales encabezada por Martín Rosúa y María Paula Mascheroni, podrá llevar pegado el cuerpo presidencial del dueto Macri-Pichetto. Esa conformación enfrentará en las Paso a la grilla liderada por Federico Angelini (PRO), quien será secundado por candidatos que responden a las distintas fuerzas políticas que conforman Cambiemos.

El titular del radicalismo santafesino Julián Galdeano junto al dirigente de esta capital Santiago Mascheroni fueron los inspiradores de esa lista “basada en la resolución de la Convención radical de Parque Norte” aseguran, que ya recibió el visto bueno del Juez Federal con competencia electoral Reynaldo Rodríguez de esta capital para que vaya pegada al binomio presidencial.

Angelini sostiene que los apoderados nacionales de “Juntos por el Cambio” (con potestad para tal fin otorgada por la jueza electoral María Romilda Servini) ya definieron en las 23 provincias qué boletas irán pegadas a la presidencial, y que en Santa Fe esa particularidad le corresponde a su lista.

Dimes y diretes de la política en un año bisagra en lo económico. Los economistas sostienen que la recesión ya tocó fondo y comenzó  -lentamente- el ciclo de recuperación y expansión que, al decir del prestigioso disertante en la Bolsa de Comercio de Santa Fe Juan Mario Jurrat, siempre duran el doble que los de recesión.



shares