Una transición compleja y con acusaciones cruzadas.

Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe

 

El Gobernador Miguel Lifschitz, en conferencia de prensa, aprovechó la delicada coyuntura nacional para insistir en la necesidad de dictar una Ley de Emergencia Alimentaria, criticar ácidamente las políticas macristas que profundizaron los desequilibrios en las cuentas públicas para atender situaciones y necesidades que dejó de lado Nación, “desde por lo menos dos años antes de las PASO”, puntualizó; y de paso mostrarle indirectamente a su sucesor Omar Perotti los números que de alguna manera justifican el tan meneado déficit fiscal que dejará el 10 de diciembre.

 

Mientras Omar Perotti le manda a decir a Miguel Lifschitz a través de su “equipo de trabajo”, que se abstenga de nombrar gente en planta permanente, en un claro mensaje a los gremios estatales ATE y UPCN que están pidiendo, precisamente la efectividad de más de mil agentes contratados (el total aún no se definió), uno de los sindicatos estatales – UPCN- le comunica a su socio político Omar Perotti, que no está dispuesto a ceder en su petitorio, y para eso le envía una carta al gobierno de Lifschitz, solicitándole que cumpla con el compromiso de dejar en planta a los contratados que suplieron algunas de las 5.000 jubilaciones de agentes que se dieron en los últimos cuatro años.

El Diputado Roberto Mirabella, portavoz de Omar Perotti, declaró a la emisora LT 9 de esta capital que espera “no encontrar personal político nombrado en planta”, dejando por sentada la sospecha de que el socialismo ya nombró gente propia. Mirabella agregó además que (los socialistas) “debieron tener más recato en el nombramiento de funcionarios en el sistema judicial” (básicamente el MPA).

Desde el sector del Gobernador electo reprochan, por ahora entre bambalinas, que en verdad el socialismo conminó a mucha gente a jubilarse para generar esas 5.000 vacantes (que serían cubiertas por gente propia) infundiéndoles el temor de que el peronismo transferiría la Caja de Jubilaciones a la Nación. Allegados al gobierno señalan que en realidad es gente que estaba en condiciones de jubilarse (muchos son docentes) porque acreditaban los años de servicio; y que ingresaron en la administración pública entre los últimos años del gobierno militar y los primeros ocho del peronismo.

Una vez más, desde el “equipo de transición” de Omar Perotti, hacen notar su desvelo por al abultado déficit de la Caja de Jubilaciones “que pagan todos los santafesinos”, arguyen, y que según datos del propio equipo técnico de Perotti sería de unos mil millones de pesos mensuales. Hace una par de semanas, y en torno de la discusión por los acuciantes problemas de caja de una treintena de municipios y comunas, legisladores de todos los bloques convinieron en usar los 5.800 millones de pesos que la Nación adeuda a la Caja de Jubilaciones por la compensación de ése déficit del año 2018, precisamente para atender a esas administraciones. ¿Y la Caja?; “está todo dentro del permisivo y prevendario régimen vigente; si la nación paga pasa, sino, revienta”, se le escuchó decir a un experto justicialista en la materia, quien agregó que “los socialistas llevaron la situación a un extremo: 25 %  de déficit que representa el 6 % de los recursos tributarios”.

Por si no faltasen actores en esta discusión, se sumó el Diputado provincial socialista Rubén Galassi, quien mediante un twit sugiere que “vuelven a la Provincia algunos de los impulsores del déficit cero, sin ver el contexto. Prefieren que cierren los números a que haya obras o salarios y jubilaciones dignas. Con un descuento del 13 % a sueldos y jubilaciones se consigue. Ya lo hicieron. Macri también lo hizo y así nos va”.

También el ex Gobernador Vìctor Reviglio se sumó a la casi orgiástica danza de números, y le dijo al portal “Vecinos de la Costa” que el déficit de la Provincia es de 30 mil millones de pesos.

Lifschitz: “el problema no apareció el 12 de agosto, sino dos años antes”

Atropellada su gestión por el torbellino de cifras, y ante la aparición de un sitio web creado por el equipo de trabajo de Omar Perotti donde se aprecian datos de la Provincia, el Gobernador Miguel Lifschitz convocó a una conferencia de prensa para dar su punto de vista sobre lo que está ocurriendo en la Provincia como consecuencia de la crisis económica nacional, y de paso responderle elípticamente a Omar Perotti, quien a través de su equipo de trabajo critica el manejo presupuestario de la Provincia.

El Gobernador comenzó asestándole un duro golpe a la gestión de Macri señalando que “los problemas no comenzaron tras las PASO del 11 de agosto como quiere hacer creer el gobierno nacional, sino dos años atrás cuando empezamos a advertir un lento deterioro de las situaciones económicas y sociales con impacto entre los más vulnerables”.

Mientras el Gobernador enumeraba las dificultades por las que atraviesa la Provincia por la crisis generada en la Nación, su equipo de Información Pública distribuía un dossier con datos. Del mismo se desprende que el Ministerio de Salud, por ejemplo, tuvo que absorber 500 millones de pesos para cubrir servicios y asistencias cuyos costos se elevaron, tales como transporte para personas con discapacidad, medicación oncológica, atención a pacientes en diálisis, distribución de leche entre otros aspectos.

La Ministra del área, Dra Andrea Uboldi hizo notar que en lo que va del año se incrementaron un 11 % las atenciones ambulatorias, con dos millones de atenciones nuevas. Uboldi señaló que los insumos médicos aumentaron un 100 % y los medicamentos un 150 %.

De la misma manera se exponen cifras alarmantes desde el Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Jorge Alvarez; mientras que Gonzalo Saglione, titular de Economía detalló que por eliminación de los subsidios nacionales a la energía eléctrica y transporte, la Provincia hace un aporte extraordinario de casi tres mil millones de pesos.

Saglione reflejó que por las “medidas post PASO” (eliminación del IVA a los alimentos básicos y la suba del 20 % del piso en Ganancias) se perderán entre septiembre y diciembre 4 mil millones de pesos.

El Secretario de Estado de Hábitat Diego Leone enumeró los 4.000 millones de pesos invertidos en el Plan Abre que beneficia a unas 35 mil familias. Y así sucesivamente cada área.

Primera movida fuerte del “operativo defensa” del gobierno de Miguel Lifschitz ante los embates de sus sucesores.



shares