Perotti ató su gestión al discurso inaugural.

El pedido de “institucionalidad como hubo en estos 12 años del FPCyS”, realizado por parte del presidente del interbloque radical Maximiliano Pullaro a un ministro del Poder Ejecutivo, fue la condición para seguir avanzando parlamentaria y casi civilizadamente en la construcción política entre oficialismo y oposición en Santa Fe, en torno de las leyes que necesita el Gobernador Omar Perotti.

Pullaro ya se hartó de las estocadas mediáticas del Ministro de Seguridad Marcelo Saín, “quien en Diciembre del 2018 hablaba maravillas de mí, reconociendo que era asesor de nuestro ministerio, y ahora parece que descubrió que no hicimos nada bueno”. El senador radical Lisandro Enrico le recomendó a Saín que “deje de cacarear por los medios” y se ponga a trabajar.

Otro diputado radical coincidió con Pullaro: “son siete diputados pero cada vez que abren la boca nos destratan y encima quieren ir por todo (las emergencias y la tributaria); a horas de la sesión, esta tarde (lunes 30) no hay tributaria. Y un tercer diputado radical fue más contundente aún: “si lográsemos los dos tercios, este lunes rechazamos las emergencias sobre tablas”.

Técnicamente, el FPCyS necesitaría de seis diputados (los cinco del bloque Cambiemos, más Amalia Granata y su bloque de dos; o bien los cuatro del disidente bloque de Nicolás Mayoraz) para conseguir los dos tercios. De todos modos, las emergencias pasan a comisiones.

Además del encendido tinte político, la Ley Tributaria con media sanción estaría adoleciendo de un error técnico que se estaría tratando de subsanar por estas horas. Y que se les escapó en la vorágine de las negociaciones a los senadores que la votaron unánimemente.

Sobre la emergencia social, alimentaria, sanitaria, económica, financiera fiscal y en seguridad (así de abarcativa), un encumbrado ministro del Poder Ejecutivo persuadió: “hay personas, empresas, gremios, instituciones, que necesitan que el Poder Ejecutivo tenga herramientas administrativas y financieras”; la respuesta del FPCyS fue: “después de la paliza dialéctica que le propinó Perotti a Lifschitz, solo una foto entre ambos, abrazados, y con Perotti repitiendo las palabras del Presidente Alberto Fernández en la jura del Gobernador ante la Asamblea Legislativa: “mi amigo Miguel que hizo una buena gestión”, podría destrabar la situación, caso contrario que Perotti no espere nada del ahora presidente de la Cámara de Diputados”.

Radicales en acción

De paso, con el apoteótico regreso de Uruguay de Mario Barletta reuniendo a mas de 100 encumbrados dirigentes locales, provinciales y rosarinos en un camping gremial; el lanzamiento de José Corral de un centro de estudios (con salón céntrico de Santa Fe también colmado) y los diputados y senadores radicales rediseñando su propio esquema de poder, Omar Perotti debería dejar de preocuparse tanto de los socialistas en particular y comenzar a pensar, como bien se dijo inmediatamente después de la derrota del 16 de junio, en el nacimiento del nuevo FPCyS. “Nosotros tuvimos una buena performance el pasado 16 de junio y vamos a ir por mas” agregó, de paso, el Demócrata Progresista Gabriel Real.

Fueron precisamente los diputados radicales Fabián Bastía y Maximiliano Pullaro, con la obvia anuencia del resto de los bloques del FPCyS, quienes fundaron la incorporación del artículo tres a la ratificación del Consenso Fiscal, para continuar dándoles estabilidad fiscal a las pymes santafesinas. Ese artículo fue la llave maestra que le permitió a Perotti contar con el Consenso ratificado.

Mientras tanto, en Senadores los esfuerzos de Felipe Michlig, junto a todo el bloque y diputados del FPCyS (Blanco, Farías, Oliver, Bastía, Pullaro) que gastaban los pasillos entre ambas Cámaras en compañía de funcionarios de Economía del gobierno, fueron quienes le posibilitaron a Omar Perotti lograr la sanción de la Ley Tributaria. Hasta el propio intendente de Rosario Pablo Javkin tuvo que recurrir a Michlig para que intercediera por el Banco Municipal.

PJ: todos unidos triunfaremos.

A todo esto, Perotti entre tanto desasosiego tuvo una alegría: los 6 senadores “díscolos” volvieron al redil (del que nunca se fueron) para acompañar el paquete de leyes de emergencia, que tuvo su media sanción de senadores con el guiño cómplice de los radicales que permitieron tratarlo sobre tablas. Naturalmente a sabiendas que el mensaje moriría en el trayecto de una Cámara a la otra.

Medios rosarinos anunciaron este domingo que Omar Perotti – en consonancia con lo solicitado por el Diputado Oscar “Cachi” Martínez el pasado jueves – podría convocar a sesiones extraordinarias durante enero, para avanzar en lo que no saliese este lunes; hecho que producirse, sería sin lugar a dudas tan inédito como transformar en decreto lo que se estilaba por usos y costumbres con el receso de enero en la administración pública.

Es de esperar que el bálsamo vacacional apacigüe los ánimos. El 2020 tendrá de por sí tantas tribulaciones nacionales, que no sería bueno ni beneficioso endosarle las provinciales. Una refrescada en el mar les vendría bien a todos.



shares