Perotti a cara o cruz. ¿cuál es su carta ganadora?

Omar Perotti está dispuesto a cruzar el Rubicón; cueste lo que cueste. Y el peronismo lo avala; al menos así lo dejó en claro en su plenario ejecutivo de la semana pasada.

El Gobernador no está dispuesto a arredrarse; y necesita hacerlo antes de los tolerantes primeros 100 días de gobierno, de los cuales ya consumió casi la mitad. Su carta de triunfo es la Ley de emergencia económica (ahora rebautizada Ley de Necesidad Pública). La pregunta es: ¿Y si no saliese?. ¿Cuál es el plan B?. Nadie lo sabe, aunque algunos sospechan de una movida poco menos que temeraria.

“El Plan B son los intendentes y presidentes comunales con sus finanzas exhaustas, que van a presionar sobre sus legisladores para que voten la emergencia”, sostuvo, convencido, un allegado al Gobernador el pasado viernes mientras una veintena de jefes locales le contaban a Perotti y sus funcionarios las penurias financieras que los abruman, y recibían del Primer Mandatario la promesa de plata fresca solo y tan solo si “sus” legisladores votasen la emergencia económica.

La movida será complementada este martes con la invitación a la Casa Gris a las “fuerzas de la producción”, y luego los sindicalistas. En el medio, el Ministro de Gobierno Estéban Borgonovo, con su particular bonhomía, tratará de convencer a los legisladores, empezando por los senadores radicales – por donde ingresará el proyecto – de la necesidad de “no postergar las necesidades de la gente”.

¿Qué harán los senadores radicales?; ¿Se abstendrán nuevamente como en las postrimerías del año pasado, a sabiendas de que el oficialismo tiene amplísima mayoría en esa Cámara -12 propios y dos radicales “agregados”-?. ¿O propondrán modificaciones al proyecto para “acompañar” al gobierno?.

En tal caso, ¿cómo quedarían las relaciones políticas con sus once correligionarios diputados?; que hoy no quieren saber absolutamente nada con votar ningún tipo de emergencia, aún modificándose el mensaje original con anuencia del peronismo, por temor a una posible jugada maestra de Perotti que ya advirtieron.

Las catilinarias contra la gestión anterior del verborrágico Ministro de Seguridad Marcelo Saín, en plena etapa de negociaciones por leyes vitales, podrían sonar extrañas para quienes no recuerden el discurso inaugural de Omar Perotti, quien habló de un pacto de gobernabilidad con el delito del gobierno de Miguel Lifschitz.

Para el gobierno, Saín y sus diatribas no dinamita ningún puente, toda vez que en la Casa Gris están persuadidos que radicales y socialistas no quieren darle al gobierno “las herramientas” para gobernar, y Saín es tan solo un chivo expiatorio. El problema es que Saín en su epopeya verbal traspasa límites prohibidos. Hay senadores tomando nota.

EPE: ¿el nuevo escenario de disputa política?

Omar Perotti prometió aliviarle el costo energético a los sectores industriales (de hecho un tercio de los consumidores residenciales tiene, por distintos motivos, tarifas subsidiadas); pero sin poner plata – que hoy no tiene – del tesoro. ¿Cómo hacerlo sin aumentarles las tarifas al resto?.

La “patriada” de Miguel Lifschitz de absorber los aumentos de Mayo y Agosto le costó a la EPE un déficit de mil millones de pesos al 31 de diciembre último. “Lo que hay que entender, es que para metafóricamente abrir las puertas de la EPE todos los días, se necesita una cierta cantidad de plata (el famoso VAD) que, o sale de la tarifa o la pone el tesoro provincial; no hay otra manera”, describían ex. Directores y ejecutivos de la empresa.

El vocero gubernamental Leonardo Ricciardino describió un panorama cuasi terrorífico en la distribuidora energética provincial, con pasivos que superan, largamente, los 5000 millones de pesos.

Desde la gestión anterior, Verónica Geese se defiende con uñas y dientes: “hasta el 9 de diciembre estábamos en el cuadro de honor de Cammesa, y ahora nos están por cortar la luz”; eso habla de un relato falso para encubrir un inminente aumento del VAD (Valor Agregado de Distribución) ante los mayores costos derivados de la devaluación nacional, sugiere la ex funcionaria de Lifschitz.

Geese reconoce una deuda de 2.000 millones de pesos al mes de Julio, cuyos cheque y dinero para cubrirlos dicen estaban en caja; más 570 millones de pesos a proveedores y Caja de Jubilaciones; y la factura de unos 2.200 millones de pesos de octubre que vencía el 12 de diciembre último.

En enero vencía la factura de unos 2.600 millones de pesos de Noviembre; pero según la ex Secretaria de Energía, la EPE recauda unos 3.800 millones de pesos por mes, por lo cual se pregunta: “¿no recaudaron nada en 50 días?. ¿Qué hicieron con la plata?. ¿No piensan pagarle a Cammesa ninguna factura?”.

De ahora en más, comienza el 2021.

En una semana terminará el receso administrativo del Parlamento local y ése mismo día – 3 de febrero – ingresará a Senadores, como el año pasado, un solo mensaje que tiene una lógica económica”, delineó el Ministro de Gestión Pública Rubén Michlig. Ya nadie piensa en la emergencia en seguridad: “son dos caras de una misma moneda”, sintetizó el diputado Leandro Busatto al referirse a las emergencias en seguridad y económica.

Y así será, a pesar de las amenazas de la oposición de repetir el cuadro legislativo del 30 de diciembre último. En ese momento, la diputada Betina Florito del bloque Somos Vida de Amalia Granata advirtió: “esperemos que esto – la falta de diálogo y consensos por parte del gobierno-  no pase a ser un estilo de gobierno”.

Hasta ahora, si hubiere diálogo entre oficialismo y oposición, daría la impresión que es entre sordos.

 



shares