Sistema de estimaciones agrícolas al 28 de abril del 2020 (resumen)

Las lluvias permitieron la recarga de los suelos, generando óptimas condiciones para la futura campaña fina.

Semana con dos escenarios bien marcados, el primero de estabilidad climática plena, días soleados, escasa a nula nubosidad, vientos de variadas intensidades, generalmente de dirección norte y porcentajes medios a bajos de humedad ambiente. Asimismo, condiciones de buen tiempo y temperaturas diarias normales para la época, que fueron elevándose con el transcurso de los días, llegando a registros térmicos de 34 ºC, el viernes 24. Como consecuencia de ello, las tareas agrícolas tuvieron diferentes grados de acción, siendo la prioritaria: la cosecha.

Luego se registraron condiciones de inestabilidad climática, progresivo aumento de la nubosidad con posterior desarrollo de precipitaciones de variadas intensidades y distribución geográfica, perdurando según regiones, hasta mediados o fines del martes 28, fecha de cierre del período de referencia.

Las lluvias tuvieron un acumulado de milímetros caídos entre 25 y 120. En el área integrada por los departamentos del sur, San Martín y San Jerónimo, centro sur de Castellanos, Las Colonias y La Capital fue donde los montos fluctuaron entre 85 y 120 mm, siendo el sector con mayores registros.

Al norte de dicha área, los mismos fueron disminuyendo gradualmente variando entre 25 y 70 mm., dice el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe al 28 de abril inclusive, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Dichas condiciones paralizaron totalmente el proceso de cosecha, pero a la vez, recargaron de agua los perfiles de los suelos, coincidiendo además, con la baja demanda de los cultivos, como soja tardía, maíz tardío y algunos sorgos diferidos, que estarían cerrando sus ciclos.

Por otra parte, el estado de los recursos suelo y agua, brindarían muy buenas condiciones para el inicio de la próxima campaña de cosecha fina 2020.

No serían tan favorables las intenciones de siembra, con referencia al cultivo de trigo, que de acuerdo a distintas circunstancias, no de índole ambiental, estarían pesando e inclinando la balanza hacia una disminución del orden del 12 al 15 %, en comparación al área sembrada en la campaña 2019, que fue de 378.000 ha, dice el informe del SEA.

Al cierre del informe, se llevaba cosechada el 95% del área sembrada con arroz;  el 58,5% con algodón; el 40 % de la superficie sembrada con sorgo granífero; el 90% de la soja temprana y el 20% de la soja tardía.



shares