Argentina: ¿un país en modo binario?.

Por: Darío H. Schueri

 

 

 Santiago, experto en informática suele decirnos que de tanto lidiar con las computadoras teme transformarse en un “ser binario” esto es, ver la vida en blanco y negro, sin grises, imitando el comportamiento de los ordenadores que asiste. Las máquinas se programan de manera binaria, por lo cual no “experimentan” el razonamiento humano, facultad que por ahora nos separa del “mundo cíber”. No obstante, Santiago está preocupado por la evolución de la inteligencia artificial.

 

Argentina en modo binario.

 

Algunos dicen que desde siempre, otros lo ubican cronológicamente en el año 2008, Argentina se transformó socio políticamente en un “país binario”: o estás definitivamente con el kirchnerismo, ó estás decididamente en contra del kirchnerismo. No hay grises. El “cerebro reptiliano” se apoderó de las otras funciones cognitivas, obnubilando la razón.

Nada es casual, generalmente los grandes líderes de masas apelaron a las  emociones odio y el miedo, que “correctamente” utilizados funcionan como grandes adoctrinadores sociales.

Así definido el panorama desde nuestra perspectiva sociológica, creímos advertir en el discurso presidencial del pasado viernes un no tan sutil meta mensaje, con matices amedrentadores, dirigido básicamente a quienes tienen pensado manifestarse este lunes en todo el país, supuestamente en contra de su gestión.

Es verdad que no resulta aconsejable reunirse en estos momentos álgidos de la pandemia, y aunque los manifestantes lo hagan en caravana de automóviles, no podrán evitarse concentraciones. A partir del martes, hayan sido causantes o no, los nuevos contagios serán “oficialmente” atribuidos a las marchas.

 

Los guarismos de la pandemia en Santa Fe

 

Según informa el Ministerio de Salud, el total de casos de coronavirus desde el comienzo de la pandemia a la fecha es de 3.132 con 30 fallecidos, lo que representa una tasa de mortalidad del 0,95%.

El viernes pasado se habían registrado 179 casos, de los cuales 27 (15%) están en cuidados intensivos, 14 (7,8%) están con asistencia respiratoria mecánica, y hay 94 pacientes (52,5%) en sala general.

Finalmente, hay un total de 1.945 pacientes recuperados, que representan el 62% de los 3.132 casos desde el inicio de la pandemia.

Todos esos datos podrían llegar a sobreestimar la incidencia, porque no toman en el universo los casos asintomáticos que nunca se registraron como enfermos, y otro detalle no menor más bien atribuibles a los casos nacionales: las preposiciones “con” y “de”; es decir, la gente que murió “de” coronavirus ó “con” coronavirus.

 

Los impredecibles alcances del “mani pulite” santafesino.

 

El histriónico Ministro de Seguridad santafesino Marcelo Sain deslizó hace una semana la frase más temida – y temeraria - por el universo político-judicial: “vamos rumbo a un <mani pulite> santafesino”; complementada esta semana en Clarín: “quizás- en el caso de los fiscales rosarinos arrestados -  hay participación de algún dirigente político, funcionario o legislador". La política va desde la vista gorda, porque no quiere problemas, hasta la connivencia directa".

Tal vez la pregunta que un colega le realizara a quemarropa al Gobernador Perotti en una conferencia de prensa virtual, “¿por qué sostiene a Saín en su cargo?”, por estos días se esté respondiendo: porque Saín es la única persona – para el Gobernador - capaz de desarticular un entramado de conspicuas y sospechosas relaciones, que desde hace décadas fueron catapultas de la política, y que por estas horas está generando preocupación en la “Realpolitik” vernácula.

Los nombramientos de jueces, fiscales y defensores propuestos por el Poder Ejecutivo deben pasar por distintos filtros: el Consejo de la Magistratura, las entrevistas personales con los 12 legisladores de la Comisión de Acuerdos (previamente se publican los datos de los postulantes para que la ciudadanía los conozca y haga objeciones, si las hubiere), y finalmente la Asamblea Legislativa que los convalida o rechaza.

La ex vicegobernadora y diputada radical Griselda Tessio describió cómo insólitamente pasaron el último filtro- la Asamblea Legislativa-  varios candidatos, hoy cuestionados judicialmente, y otros bajo la lupa; motivos por los cuales no debería llamar la atención que personajes como los fiscales rosarinos Patricio Serjal y Gustavo Ponce Asahad terminaran con prisión preventiva por complicidades con la mafia (del juego en este caso).

O que el fiscal Martín Castellano, funcionario del Ministerio Público de la Acusación de Rafaela esté bajo la lupa de seis senadores justicialistas, por no haber avanzado contra un casino ilegal, luego de que en el año 2017 llegara a su oficina una denuncia contra el “Rey de los casinos” David Perona, hoy preso, que no avanzó.

¿Es Castellano una ficha de cambio en la ruleta –rusa- política?. Lo mismo podría estar pasando con el fiscal Mauro Blanco de Venado Tuerto, acusado de connivencia con un narco local, pero con pruebas muy livianas, dicen.

“Otro fiscal regional en la mira en Santa Fe”, tituló el matutino “Rosario/12”, señalando que el fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez, no ha logrado luego de dos meses que el fiscal regional de Santa Fe Carlos Arietti, le suministre las carpetas necesarias para investigar a fondo un posible caso de lavado de dinero en esta capital.

¿La justicia se está transformando en botín de guerra de estos tiempos turbulentos?. ¿O, como dijera el fiscal general Jorge Baclini: "el sistema funciona bien; éste es un síntoma de autodepuración"

Pero no todo es pase de facturas dentro del peronismo gobernante, algunas esquirlas debían rozar a la oposición: detuvieron en Rafaela a Agustín Andereggen, ex funcionario de Seguridad de la gestión anterior, dentro del marco de una causa que investiga los ataques a un kinesiólogo rafaelino para cobrarle una suculenta deuda en dólares vinculada con el juego clandestino.

En este caso también hay vasos comunicantes: Andereggen estaría vinculado con "el rey del juego" David Alejandro Itatí Perona, quien a su vez formaba parte de una organización criminal de la que también participaban el capitalista de juego ilegal rosarino Leonardo Peiti, quien “mandó al frente” a los ahora ex fiscales Serjal y Asahad.  

Por si no faltara adrenalina se cree que Peiti, al mejor estilo Centeno,  anotaba prolijamente en una libretita (otros dicen en un pen drive) que estaría en poder de los investigadores (o sea, Sain), nombres de importantes personajes con los cuales interactuaba.

Mientras este lunes una importante cantidad de personas se manifestarán en todo el país a favor de la República; quizás Santa Fe haya comenzado a desandar el camino hacia una mayor transparencia institucional.

 ¿Estará en posición política Omar Perotti para avanzar en pos de tan encomiable legado?.



shares