CFK y la Cámpora se ponen al frente del gobierno real

p>Por: Darío H. Schueri

 

 

Mientras en los papeles el Dr. Alberto Fernández seguirá ejerciendo la presidencia de manera formal, ante la sociedad la vicepresidente y su brazo ejecutor La Cámpora se harán cargo del gobierno real para tratar de dar vuelta el desastre electoral de una semana atrás. Como bien advirtió el cordobés Luis Juez: “tienen empadronados a los que van a ir a buscar para llevarlos a votar; en esta elección se durmieron en los laureles, no los den por muertos”.

 

En la Provincia de Santa Fe, con el panorama despejado (de 22 quedarán 8 boletas en el cuarto oscuro), el Gobernador Omar Perotti que dobló a sus contrincantes internos, deberá revertir el “40 a 30” con que el que Juntos por el Cambio se impuso en su Provincia.

Solo cinco Departamentos gano el Frente de Todos en la categoría senadores (tres para diputados). En el resto, las listas de Losada-Scarpín (Barletta) y Maximiliano Pullaro (en Rosario Angelini) captaron los votos opositores.

De tal manera, Losada-Scarpín (Barletta) y Maximiliano Pullaro empataron en los Departamentos donde ganó Juntos por el Cambio (siete cada uno), mientras que en los tres Departamentos donde ganó el Frente de Todos, Losada- Scarpín (Barletta) triunfaron en tres, Pullaro en uno y Angelini también uno (Rosario).

 

Losada – Scarpín: amalgama perfecta de la “no política” con la política.

 

Finalmente el escrutinio definitivo consagrará a la lista Cambiemos con Ganas como triunfadora en la categoría Senadores nacionales con el binomio Carolina Losada – Dionisio Scarpín, y cerca quedó Maximiliano Pullaro con Evolución, el sector que a nivel nacional orienta Martín Lousteau. José Corral quedó en último lugar, sin ganar un solo Departamento y tampoco en su ciudad Santa Fe, pero su aporte terminó de consagrar el amplio predominio de la Unión Cívica Radical dentro del potenciado Juntos por el Cambio.

El PRO evidentemente no pudo asociar la imagen de Federico Angelini – Amalia Granata con la marca, mientras que los imprescindibles “votos independientes” también se repartieron entre los radicales, que arrancaban a las ocho de la mañana con un interesante caudal de votos propios. Angelini ganó Rosario, precisamente donde días antes de las elecciones estuvo Mauricio Macri apoyándolo en un acto.

El triunfo de Losada-Scarpín tuvo dos condimentos esenciales: los impresionantes 39 mil votos de diferencia que el intendente de Avellaneda Dionisio Scarpín obtuvo en su Departamento Gral Obligado, y la meditada, discutida y oportuna estrategia del consultor político Lucio Guberman junto con Julián Galdeano (el “padre de la criatura”: Losada) de contrastar la figura de la periodista rosarina-porteña con CFK. Mario Barletta aportó el residual de la militancia radical a la exitosa argamasa.

Maximiliano Pullaro confirmó la fuerza de la territorialidad: los senadores radicales NEO lo llevaron al triunfo en sus comarcas (con excepción de Iriondo y Gral Obligado donde ganó Losada), y en la esquiva Rosario sus cuatro años de ministro de seguridad de Miguel Lifschitz no fueron mella, pues obtuvo casi 50 mil votos, quedando segundo detrás del PRO.

Ahora quedará el desafío de juntar las partes para transformarla en un todo rumbo al 14 de noviembre. Losada dice que habló con los tres contrincantes internos y sus referencias nacionales; mientras que Mario Barletta y José Corral, que venían distanciados desde el año 2017, compartieron un café sobre el filo de la semana pasada.

Solo restará juntarse para redistribuir roles, sosegar egos, y conseguir  financiamiento para la próxima campaña.

 

Perotti en su labertinto: provincializar o nacionalizar la elección

 

La suerte del peronismo estará atada a los vaivenes nacionales. Ganó Omar Perotti la interna, pero como dijimos nada cambiará. Eduardo Toniolli, precandidato a diputado nacional en la lista de Rossi quedará tercero en la grilla definitiva, y llegará de todos modos al Congreso.

Los senadores triunfantes son de María Eugenia Bielsa (Lewandowski) y La Cámpora (Marìa de los Angeles Sacnún). Omar Perotti sentará a su hombre, Roberto Mirabella en Diputados.

La diferencia obtenida por Juntos por el Cambio no le augura al peronismo muchas esperanzas de renovar las dos bancas senatoriales en juego, mientras que en diputados estaríamos ante un escenario parecido al de las intermedias del 2017. Las disyuntivas de Perotti serán: provincializar nuevamente la elección, tomando un riesgo cierto, o nacionalizarla y que del resultado final se hagan cargos los capitostes del Patria y la Casa Rosada.

 

García ante el desafío de reconstruir el progresismo

 

El Frente Amplio Progresista consiguió en estas elecciones PASO el mismo porcentaje de votos que en las generales del 2017, con el FPCyS en el gobierno.

Clara García se impuso holgadamente en su interna senatorial, y al día siguiente compartió un café a la vista de todos con su contrincante interno Rubén Giustiniani.

Los casi 190 mil votos le permitirían sentarse en la “novena banca” de diputados nacionales a la ex intendente de Rosario Mónica Fein, lugar que ocupó antes de arribar al Palacio de Los Leones.

Clara García quedó muy lejos de los 500 mil votos del peronismo, para aspirar a algo más que la satisfacción espiritual y política de haber reemplazado a su extinto esposo Miguel Lifschitz, en un momento de desesperanza y desolación política (terminaban de irse los radicales NEO) para el socialismo. Ahora el tiempo dirá.

 

A la caza de los votos ausentes

 

Betina Florito junto con Alejandra “locomotora” Oliveras, Carlos Del Frade y más atrás Luis Contigiani y otras fuerzas menores, pugnarán – junto con los dos principales frentes -  por atraer los poco más de medio millón de votos que podrían haber el 14 de noviembre, tomando como referencia que este 12 de setiembre fue a votar el 64% de los empadronados (la media era del 70%), y normalmente en las generales votó el 80%. Hubieron en esta elección casi 80 mil votos en blanco y 96 mil votos anulados.



shares