Violencia en Rosario: cinco horas y media para ver si le encuentran una solucion.

Por: Darío H. Schueri

 

Tras cinco horas y media de reunión de trabajo entre el Gobernador Omar Perotti y una cuarentena de diputados, el resumen más “escuetamente patético” lo brindó a la prensa el presidente de la bancada de diputados socialistas Joaquín Blanco: “sentimos que arrancamos de cero”, sentenció.

 

 

El Gobernador se encontraba flanqueado por la Vicegobernadora Alejandra Rodenas y el Presidente de la Cámara de Diputados Pablo Farías, junto a los ministros de Gestión Pública Marcos Corach y Seguridad Jorge Lagna. También asistieron los intendentes de Rosario Pablo Javkin y Santa Fe Emilio Jatón.

Si bien el Gobernador invitó a los diputados para debatir de la “inseguridad en la Provincia”, a nadie escapaba que no se iba a hablar del abigeato en el Norte, ni del auge de los motochorros en esta capital; tampoco del cada vez más frecuente “delito predatorio” que se viene dando en las grandes ciudades.

El objetivo central era la megalópolis rosarina, hoy bajo las indisimulables huellas del narcotráfico y sus variantes “colombianas”: balaceras o dinero para protección. Comenzaron con comercios, estaciones de servicios y se está extendiendo a casas de familia.

El titular de la bancada Neo-Evolución Maximiliano Pullaro, además de resaltar el gesto gubernamental de convocarlos, fue directo al grano: “tenemos expectativas en que el ministro Jorge Lagna ahora sí pueda reordenar el desastre que dejó Saín, reconstruyendo el vínculo con la Policía de Santa Fe para mejorar el patrullaje, la prevención y la investigación criminal” abogó, complementando los dichos de Blanco con un mensaje claro: se perdieron dos años en materia de seguridad.

Después vinieron visiones mas contemporizadoras como la de la diputada Somos Vida – UNITE Betina Florito, quien bregó por “seguir construyendo este vínculo con el gobierno provincial a pesar de las diferencias ideológicas”, ó el titular de la bancada del PJ Leandro Busatto, quien pidió “entablar una metodología de trabajo mucho más dinámica entre la Legislatura, el Poder Ejecutivo y, sin lugar a dudas, también el Poder Judicial”.

Un detalle que no es menor: el Ministro Lagna no dio pistas sobre su nuevo gabinete ministerial, cuyos 12 miembros le presentaron la renuncia la semana pasada. Muchos esperaban que en ese cónclave se presentase aunque sea el vice ministro o secretario de Seguridad.

Indudablemente el tema es complejo, quizás mucho más sórdido de lo que se vea (el Diputado Carlos del Frade no se cansa de repetir que hay que ir por los lavadores de ese dinero sucio, que viven en el centro de Rosario), pero si el Gobernador, esperemos que en estrecha solidaridad con los otros poderes del Estado, sobremanera la justicia que actúa demasiado laxa (el Ministro de la Corte Suprema Rafael Gutiérrez fue crítico con el MPA) no le encuentra la vuelta a esta cuestión, no sólo su futuro político, sino el de toda la “clase política” estará cada vez mas interpelado por la iracunda sociedad.



shares