Los naipes aun están en la baraja

Por: Darío H. Schueri

 

 

“Recién ahora se está mezclando el mazo, las cartas comenzarán a repartirse recién en la primavera- verano. Hay personajes que no quieren ceder espacios; el ego, las vanidades, mas las disputas de poder harán su trabajo de trepanación en muchas estructuras políticas en este tiempo, sobremanera en los esquemas que tienen chances de volver o seguir en el poder”, analiza un sobresaliente político, que alguna vez también fue periodista.

 

 

El peronismo en estado catatónico

 

 

El peronismo atraviesa una crisis importante, aunque lo disimule o lo termine exponiendo públicamente el poder, del cual algunos sectores no se sienten participados por el Gobernador Perotti, a quien ya señalan como un conductor que sólo salvará a quienes van con él en su auto: Hacemos Santa Fe.

Si CFK no lo unge como el candidato sucesor de Alberto Fernández, el destino de Omar Perotti (a menos que desee volver al Congreso como diputado nacional) no sería otro más que encabezar la lista de diputados provinciales de su delfín (¿Mirabella?, ¿Arena?, ¿Gonnet?, ¿Grandinetti?) para, como lo hicieran Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz, presidir la Cámara de Diputados, y desde allí abonar el terreno para retornar al Sillón del Brigadier en el 2027.

O en el peor de los casos, comprometerle los dos tercios de la Cámara al eventual Gobernador de la oposición.

El titular del PJ Ricardo Olivera intenta reeditar la alquimia con la que arribaron a la Casa Gris en el año 2019; pero le resulta a esta altura poco menos que una hazaña, toda vez que daría la impresión que en el peronismo nadie percibiría un triunfo posible el año que viene (a menos que la oposición se equivoque estrepitosamente con la “ayuda forzada” del oficialismo) y entonces se estaría apelando al egoísta “sálvese quien pueda”, sin construcción colectiva alguno que los contenga, organice y guíe.

¿Hasta dónde llegará la fuerza de voluntad del presidente del Partido para insistir con lo que pareciera ser una quimera?.

“Omar Perotti desde el momento en que ganó ya tenía formateada la idea que se verá de manera patente – y patética para el peronismo – este año; esto es, prescindir del peronismo orgánicamente y avanzar hasta donde se pueda con los leales; eso es ni más ni menos Hacemos Santa Fe”, razonaba un lúcido dirigente radical.

 

 

La oposición también tiene lo suyo

 

En la oposición, la hoguera de las vanidades en la lucha por un poder que ven posible, arde y se aviva con el soplo de vientos que van rotando, aunque sin peligro, por ahora, de descontrolar el fuego sagrado de la conquista del poder,

al punto tal que los incinere a todos.

La inmediata precandidatura a gobernador del radical Maximiliano Pullaro marcó el punto de inflexión en ese mosaico innominado llamado genéricamente “la oposición” ó “no peronismo”.

Una lista de unidad entre los dos principales sectores radicales (y sus ocasionales aliados): el Pullarismo y el binomio Galdeano - Barletta parecería improbable. Por ahora, ambos apelan a la consigna romana “si quieres la paz, prepárate para la guerra”, que traducido al lenguaje político significa: si enfrente (el PS y otras fuerzas) se unen porque nos ven divididos, no tendremos más remedio que juntarnos. Y cada pondrá sobre la mesa lo que construyó. Caso contrario, habrá internas.

El líder del PDP Gabriel Real quiere reunir en su local partidario de Rosario a todos los sectores – inclusive a Rubén Giustiniani – que confluirían en un nuevo frente (a Real no le gusta hablar de “frente de frentes”, quiere una nueva identidad al estilo FPCyS) para ordenar el mazo a los fines de poder jugar ordenadamente; cada cual con sus aspiraciones, pero de manera concertada.

Hoy el “frente de frentes” podría contar en principio y orgánicamente, con quienes ostentan representación parlamentaria: PS, radicalismo, PDP, GEN, UNO, Coalición Cívica, Creo y PRO.

Quedarían por seducir a quienes también tienen bancas en Diputados: Somos Vida Santa Fe – UNITE (Betina Florito), Vida y Familia (Nicolás Mayoraz) y Unión Federal (Amalia Granata).

 

La bajada de línea nacional

 

Por más que Pablo Javkin le haya sugerido a Antonio Bonfatti que no deberían mezclarse los tantos entre la elección provincial y la nacional, es imposible que las paralelas no se junten: las casas matrices en CABA buscarán referencias locales para sus internas presidenciales, e indudablemente repercutirá en las adelantadas elecciones santafesinas.

Los libertarios de Milei – en Santa Fe aliados con UNITE -  seguramente armarán en todo el país, por ahora para las generales presidenciales.

 

Presupuesto 2022: primera pulseada entre Perotti y la oposición

 

Omar Perotti y la oposición medirán fuerzas el jueves 10 de marzo, cuando la Cámara de Diputados seguramente le imponga algunos párrafos – y quite otros – a la media sanción de Senadores del presupuesto 2022 para que regrese al Senado, donde la “unidad en la diversidad” de los 12 peronistas para la mayoría simple, ya se plasmó en diciembre del 2021 cuando la Ley de Leyes salió aprobada por unanimidad.

En esta revisión 2022, los radicales acompañarían las modificaciones de Diputados (porque en el ínterin “pasaron cosas” que modificarían su actitud de diciembre), pero son solo siete frente a la docena de manos levantadas del PJ (salvo que también hayan “pasado cosas” allí desde diciembre hasta ahora).

Al regresar el presupuesto a Diputados en segunda revisión, la oposición necesitaría los dos tercios para imponer los cambios.

Una mayoría agravada que mostraría como se están mezclando las cartas en el mazo.



shares